Seguridad social en Uruguay, los derechos del usuario

seguridad social uruguay derechos
  • La seguridad social en Uruguay otorga derecho a un seguro médico a:
  • Pensionistas,
  • Todos los empleados desde su primer día de trabajo,
  • Los trabajadores autónomos.
  • Los beneficiarios que también se benefician del seguro de salud son:
  • Los hijos dependientes menores de 18 años de edad o cualquiera que sea su edad si están incapacitados,
  • El cónyuge o pareja que no tiene derecho propio.

La apertura de derechos para el trabajador está sujeta a una de las siguientes condiciones:

  • recibir una remuneración mensual de al menos 1,25 BPC1 (en 2018: 4.810 UYU)
  • haber trabajado un mínimo de 13 días al mes (8 horas al día), incluso si la paga era inferior a 1,25 GCP;
  • estar cubierto por un seguro de desempleo o recibir prestaciones por enfermedad o maternidad.

1 BPC: base de prestaciones y cotizaciones – base de prestaciones y cotizaciones = 3.848 UYU (valor a 1 de enero de 2018)

Cabe señalar que las prestaciones concedidas en el marco de la cobertura de maternidad no están cubiertas por el seguro de enfermedad, sino por las prestaciones familiares (véase el capítulo F. Prestaciones familiares y de maternidad).

Prestaciones en especie

Además de la cobertura médica que da acceso a la atención médica y quirúrgica y a los medicamentos, el seguro de enfermedad da derecho a BPS a una contribución financiera para sufragar el coste de la atención sanitaria de las gafas (lentes estándar), las lentes de contacto y las prótesis auditivas u ortopédicas. El importe de la contribución para las gafas depende del tipo de lente y se actualiza cada seis meses (en enero y julio de cada año).

seguridad social uruguay derechos

Los trabajadores con bajos ingresos (menos de 5 PCBs al mes, o 19.240 UYU en 2018) y los pensionistas (cuya pensión mensual no supera los 10 PCBs, o 38.480 UYU) pueden beneficiarse de la cirugía ocular gratuita para enfermedades como las cataratas y las enfermedades refractivas (presbicia, astigmatismo…).

Los titulares de pensiones conjuntas de vejez, vejez, vejez, vejez e incapacidad total que cotizan al seguro de enfermedad reciben gratuitamente de su mutualista:

  • 3 órdenes de consulta médica durante el mes: una en la oficina, otra en casa y otra en la sala de urgencias;
  • 2 bonos (tickets), conocidos como “medium” (50%) o “BPS”, para medicamentos o análisis médicos, cada mes;
  • una revisión cada 6 meses;
  • una radiografía anual.

Los beneficiarios del asegurado se benefician de las mismas prestaciones médicas que las que se conceden al asegurado.

Prestaciones en metálico

a/ Prestaciones de enfermedad

El seguro de enfermedad prevé la concesión de subsidios por enfermedad a todo trabajador que, por razones médicas, no pueda trabajar. También se conceden prestaciones de enfermedad a los trabajadores autónomos.

Se paga después de un período de espera de 3 días. Esto no se aplica en caso de hospitalización a domicilio o en una institución de asistencia médica colectiva.

Términos y condiciones

Para tener derecho al subsidio de enfermedad, el asegurado debe haber cotizado al menos 3 meses (salario/ingresos mensuales) o 75 días (salario/ingresos diarios) durante los 12 meses anteriores al diagnóstico de la enfermedad.

En el caso de los asegurados afiliados a una institución de asistencia médica colectiva, el médico de esta institución toma nota de la baja por enfermedad y envía los elementos del certificado médico al Banco de Seguros del Estado (Banco de Seguros del Estado, BSE), creando así automáticamente la solicitud de subsidio de enfermedad.

El empleado tiene la obligación de informar a su empleador de su interrupción del trabajo.

Para finalizar el examen de la solicitud, se requiere que el empleador se comunique:

  • el último día trabajado (último día trabajado, UDT),
  • la actividad realizada,
  • la naturaleza y el importe de la remuneración pagada a BPS a través de Internet (Ingreso de Información para el Sistema Nacional de Certificación Laboral, SNCL), o por correo electrónico.

En los demás casos, el interesado deberá presentarse con el certificado médico expedido por su médico tratante en el BPS o en uno de sus anexos.

Importe

El importe de la indemnización es igual al 70% de la remuneración básica del asegurado (mensual o diaria), más la parte correspondiente a la prima anual.

Si la ausencia se debe a una enfermedad profesional o a un accidente de trabajo, la carga financiera se reparte entre los dos:

  • Banco de Seguros del Estado (BSE), que cubre los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales (66,67%),
  • BPS (3,33%), que también cubre la parte correspondiente a la pre a la prima anual, una tasa final del 3,607%.

En 2018, la cuantía de las prestaciones por enfermedad se limita a 37.995 UYU al mes sin la prima anual.

Duración de la indemnización

El plazo de pago es de un año como máximo. Puede ser prorrogado por uno o dos años, no consecutivos durante los últimos 4 años para la misma condición.

Si el BPS declara la incapacidad laboral del asegurado, la prestación se abona como anticipo de su pensión a partir de la fecha de la declaración de incapacidad durante un período de 180 días.

El subsidio es pagado mensualmente por el BPS.

Nota: durante todo el período de indemnización, el trabajador sigue sujeto a la obligación de cotizar al seguro médico. Además, se tienen en cuenta los períodos compensados de interrupción del trabajo para establecer la carrera aseguradora respecto a los períodos asimilados.

b/ Subsidio por gastos de sepelio

Si el fallecimiento del asegurado durante la baja por enfermedad no está cubierto por los gastos funerarios privados, el beneficiario de la pensión de supervivencia o, en su defecto, cualquier persona que pueda demostrar que ha incurrido efectivamente en los gastos relacionados con el funeral, tiene derecho a un subsidio para expensas funerarias (subsidio para expensas funerarias) concedido por el BPS.

A partir del 1 de enero de 2018, el reembolso de los gastos se limita a 24.789,18 UYU. Podrá ir acompañada de una contribución de:

12,275.94 UYU máximo para costos adicionales (incluyendo el transporte del cuerpo si el difunto es enterrado en un cementerio público),

4,603.48 UYU máximo por la estancia del cuerpo en una cámara funeraria.

El reclamo de beneficios debe hacerse dentro de los 180 días de la muerte del asegurado.

  1. Seguro de invalidez

1) Sistema público (pago con cargo a los ingresos corrientes)

El seguro de discapacidad del plan público lo prevé:

  • una pensión de invalidez total;
  • una prestación transitoria por incapacidad parcial;
  • una pensión de supervivencia y un subsidio para gastos de sepelio;
  • una prestación no contributiva (pensión de invalidez).

a/ Servicios personales

Pensión por incapacidad total (jubilación por incapacidad fisica total)

Esta pensión se abona al trabajador total y permanentemente incapacitado para el ejercicio de cualquier profesión, cualquiera que sea su causa, en el momento en que se produzca:

  • por o con ocasión del trabajo. No se requiere un período de contribución previo;
  • durante períodos de actividad profesional o de inactividad compensada. Si el trabajador tiene más de 25 años de edad, debe tener al menos 2 años de cotizaciones. Si es menor de 25 años, debe haber cotizado durante al menos 6 meses;
  • después del cese de actividad o del período compensado. En este último caso, el trabajador debe haber cotizado por lo menos 10 años y estar domiciliado en Uruguay desde el cese de su actividad. Además, no debe recibir una pensión de vejez conjunta ni una pensión de vejez por edad avanzada o anticipada.

La cuantía mensual de la pensión es del 65% del sueldo básico jubilatorio (SBJ).

Es igual a la cantidad mensual media calculada durante los últimos 10 años aportados, dentro del límite de la cantidad mensual media de los mejores 20 años. El importe obtenido se incrementa en un 5% y constituye el salario base. No obstante, el importe mensual de los mejores 20 años podrá deducirse si resulta más ventajoso para el asegurado.

Si el número de años aportados es insuficiente, el importe medio mensual se calcula sobre la base de los años aportados.

Para el cálculo del sueldo base, los salarios mensuales actualizados que se tienen en cuenta tienen un tope de 53.374 UYU (límite máximo en vigor el 1 de enero de 2018). Los años contributivos que se tienen en cuenta para el cálculo de la pensión total de invalidez se descuentan según el Índice Medio de Salarios (IMS), que se aplica el mes anterior al pago de la pensión.

También están sujetos a una recuperación o revalorización que no puede ser inferior a la variación del Índice Medio de Salarios (IMS) y que debe tener lugar al mismo tiempo que las de la función pública.

Si el trabajador que está total y permanentemente incapacitado para el ejercicio de cualquier profesión no reúne las condiciones necesarias para tener derecho a la pensión de invalidez total, puede solicitar una pensión a la invalidez (pensión por invalidez). Se trata de una prestación no contributiva, también sujeta a condiciones de atribución (véase más adelante: c/ Prestación no contributiva).

Subsidio transitorio por incapacidad parcial

La incapacidad del trabajador se considera parcial si no afecta al ejercicio de ninguna de las funciones siguientes

La incapacidad del trabajador se considera parcial si no afecta al ejercicio de ninguna profesión, sino sólo a la de su profesión. Esta prestación se concede al trabajador que sufre una invalidez total y permanente para el ejercicio de su profesión o actividad habitual, cuando ésta se produce:

  • por o con ocasión del trabajo. No se requiere un período de contribución previo;
  • durante períodos de actividad profesional o de inactividad compensada. Si el trabajador tiene más de 25 años de edad, debe tener al menos 2 años de cotizaciones. Si es menor de 25 años, debe haber cotizado durante un mínimo de 6 meses.
  • La ocupación habitual del trabajador debe constituir su actividad principal, es decir, aquella cuya remuneración le permite mantenerse a sí mismo.
  • La cuantía mensual de la indemnización transitoria es del 65% del sueldo básico jubilatorio (SBJ).
  • La cuantía mínima del subsidio de incapacidad parcial transitoria es la misma que la de la pensión de incapacidad total.
  • Si se comprueba que la persona asegurada se encuentra total y permanentemente imposibilitada para el ejercicio de su profesión o actividad habitual, la Administración determinará cuándo debe realizarse el examen final y si la persona asegurada debe someterse a exámenes médicos periódicos. Estos últimos son realizados por los servicios del Banco de Previsión Social (BPS) o por los servicios que éste designe.
  • El subsidio se abona durante un período máximo de 3 años, en función de la capacidad de ganancia restante y de la edad del asegurado, a partir de la fecha en que se comprueba la incapacidad o se abonan las prestaciones concedidas en virtud del seguro de enfermedad. Si la incapacidad se convierte en total y permanente para el ejercicio de cualquier actividad antes de que finalice dicho período de tres años, el asegurado tiene derecho a una pensión de incapacidad total.

b/ Sobrevivientes

Pensión de supervivencia

La pensión de sobrevivencia (pensión por sobrevivencia), también conocida como “pensión por fallecimiento”, se concede tras el fallecimiento de un beneficiario de una pensión de incapacidad total o de un subsidio de incapacidad parcial transitoria.

Las condiciones de concesión de la pensión de supervivencia son idénticas a las previstas en el régimen del seguro de vejez.

El importe mensual de la pensión de supervivencia corresponde a un sueldo básico de pensión al que se aplica un porcentaje variable. Esta remuneración es igual al último importe de la prestación abonada (pensión de incapacidad total o subsidio de incapacidad parcial transitoria).

Los porcentajes (tipos de pensión) aplicables a la remuneración básica varían entre el 50% y el 75%, dependiendo de la situación de los beneficiarios y de su número. Cuando hay varias, el importe de la pensión de supervivencia se reparte entre los beneficiarios mediante la aplicación de una clave de reparto. Las disposiciones relativas a estos métodos de cálculo se ajustan a las aplicables al seguro de vejez.

A partir del 1 de enero de 2018, el importe mínimo de la pensión de supervivencia es de 10.966,80 UYU mensuales.

Subsidio para gastos funerarios

Si el fallecimiento de un beneficiario de una pensión de incapacidad total o de una prestación transitoria por incapacidad parcial no está cubierto por los gastos funerarios privados, el beneficiario de la pensión de supervivencia o, en su defecto, cualquier persona que pueda demostrar que realmente ha incurrido en los gastos relacionados con el funeral, tendrá derecho a una subvención para expensas funerarias (subsidio para expensas funerarias).

A partir del 1 de enero de 2018, asciende a 24.789,18 UYU. Podrá ir acompañada de una contribución a tanto alzado de:

  • 12,275.94 UYU para costos adicionales (incluyendo el transporte del cuerpo si el difunto es enterrado en un cementerio público),
  •  4,603.48 UYU por una estancia del cuerpo en una cámara funeraria.
  • El reclamo de beneficios debe hacerse dentro de los 180 días de la muerte del asegurado.
  • El subsidio por gastos de sepelio está sujeto a revalorizaciones que no pueden ser inferiores a la variación del Índice Medio de Salarios (IMS) y que deben tener lugar al mismo tiempo que las de la función pública.

c/ Prestación no contributiva

La pensión a la invalidez (pensión por invalidez) es una prestación asistencial no contributiva por invalidez.

El beneficiario debe residir en suelo uruguayo y estar totalmente incapacitado para realizar cualquier actividad remunerada. Esta prestación está supeditada a la comprobación de los recursos económicos, independientemente de la edad. Además, cualquier solicitante extranjero deberá acreditar 15 años de residencia permanente en suelo uruguayo.

En la determinación de los recursos se tendrán en cuenta los de los padres sujetos a obligaciones alimenticias, ya sea que la persona interesadao no a su cargo.

A falta de ingresos totales, la pensión mensual se fija en 10.297,37 UYU (importe en vigor el 1 de enero de 2018). Si el interesado tiene unos ingresos inferiores a este importe, la pensión abonada es igual a la diferencia entre estos ingresos y el importe.

Esta pensión no está sujeta al Impuesto a las Rentas de las Personas Físicas (IRPF). También está exento del Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social (IASS), ya que su monto mensual es inferior al umbral impositivo.

Nota: el fallecimiento de un titular de esta prestación no contributiva no da derecho a percibir el subsidio para expensas funerarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *