La seguridad social en Uruguay y el fondo privado

La participación en el seguro privado de invalidez es obligatoria u optativa en función de la cuantía mensual de los ingresos. Lo es:

  • voluntario para los trabajadores por cuenta ajena o por cuenta propia con ingresos mensuales inferiores o iguales a 53.374 UYU1,
  • obligatorio para los ingresos mensuales entre 53.374 UYU y 80.060 UYU,
  • voluntario por parte de los ingresos superiores a 80.060 UYU.

1 umbrales/límites máximos en vigor a 1 de enero de 2018

Las AFAP

Cada Administradora de Fondos de Ahorro Previsional (AFAP) está obligada a suscribir una póliza de seguro colectivo de invalidez y muerte con una aseguradora. Los términos de este contrato también deben cumplir con ciertas garantías mínimas establecidas por el Banco Central del Uruguay (BCU).

En la fecha de la incapacidad total o del fallecimiento del beneficiario de la prestación transitoria por incapacidad parcial, el capital acumulado en la cuenta del trabajador es abonado por la AFAP a la compañía de seguros, que es la encargada de abonar las prestaciones.

Los pagos

El pago de los beneficios del plan privado se realiza en la misma fecha que el pago de los beneficios del plan público. También se pagan en el extranjero si existe un acuerdo bilateral o multilateral de seguridad social. Algunos acuerdos internacionales también prevén la posibilidad de transferir fondos de ahorro de pensiones al extranjero a otro organismo de gestión de fondos de pensiones, generalmente en forma de pago único y en el momento en que la persona asegurada solicita las prestaciones del régimen privado.

a/ Servicios personales

Las condiciones de concesión de la jubilación por incapacidad total y del subsidio transitorio por incapacidad parcial son idénticas a las establecidas para la concesión de estas mismas prestaciones en el régimen público de reparto (véase más acá).

El importe mensual de la pensión de invalidez total y del subsidio de invalidez parcial transitoria es igual al 45 % del importe medio de la remuneración mensual utilizada para calcular las cotizaciones abonadas a la cuenta de ahorro para la jubilación durante los últimos diez años de empleo o durante un período real de cotización inferior a diez años.

Estas prestaciones están sujetas a revalorizaciones que no pueden ser inferiores a la variación del Índice Medio de Salarios (IMS) y que deben tener lugar al mismo tiempo que las de la función pública. Además, pueden combinarse libremente con las mismas prestaciones del régimen público.

Si el trabajador está total y permanentemente incapacitado para el ejercicio de cualquier profesión y no tiene derecho a la pensión a la invalidez (pensión a la invalidez / pensión por invalidez) prevista por el régimen público, la empresa gestora del fondo de pensiones podrá, a petición del interesado, devolver el capital acumulado en su cuenta de ahorro para la jubilación o transferirlo a una compañía de seguros que le garantice una prestación mensual.

b/ Sobrevivientes

La pensión de sobrevivencia (pensión de sobrevivencia / pensión por sobrevivencia) se concede tras el fallecimiento de un beneficiario de una pensión de invalidez total o de un subsidio de invalidez parcial de transición.

La duración de la pensión de supervivencia y las condiciones para tener derecho a ella son las mismas que las descritas para el régimen público de seguro de invalidez (véase más arriba).

El importe corresponde a un sueldo básico de pensión al que se aplica un porcentaje variable. Esta remuneración es igual a la cuantía mensual de la prestación abonada al asegurado en la fecha de su fallecimiento (pensión de incapacidad total o subsidio de incapacidad parcial transitoria) y no puede ser inferior a la resultante de la pensión de incapacidad.

Las pensiones de supervivencia están sujetas a revalorizaciones que no pueden ser inferiores a la variación del Índice Medio de Salarios (IMS) y que deben tener lugar al mismo tiempo que las de la función pública.

Por fallecimiento

Si el fallecimiento del asegurado no da lugar a una pensión de supervivencia, el capital que constituye el fondo de ahorro para la jubilación del fallecido se integra en el patrimonio del fallecido al final del año.

Nota: El régimen del fondo de pensiones no prevé la concesión de un subsidio para expensas funerarias a una persona que haya incurrido efectivamente en gastos relacionados con el funeral de un titular de una pensión de invalidez total, de una prestación de invalidez parcial transitoria o de una prestación de supervivencia.

3) Fiscalidad, etc.

Las pensiones e indemnizaciones abonadas en virtud de los regímenes públicos y privados de seguro de invalidez por un importe mensual comprendido entre 8,5 GCP* y 15 GCP* están sujetas a un gravamen, denominado “Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social” (IASS) del 10 %.

Esta tasa es del 20% en la porción entre 15 y 50 PCB*, y por encima de esta última cantidad, del 25%. Estas prestaciones no están sujetas al Impuesto a las Rentas de las Personas Físicas (IRPF).

* BPC: base de prestaciones y cotizaciones (Base de prestaciones y cotizaciones) = 3.848 UYU (valor en vigor a 1 de enero de 2018).

  1. Seguro de vejez

En cuanto a la protección contra el riesgo de la vejez, el sistema de seguridad social uruguayo prevé dos regímenes de seguro:

  • un público, por distribución, basado en el “régimen de jubilación por solidaridad intergeneracional
  • el otro privado, financiado (ahorro individual), basado en el régimen de jubilación por ahorro individual obligatorio y que complementa el régimen público del seguro de vejez. La membresía en el plan privado es obligatoria u opcional dependiendo de la cantidad de ingresos mensuales (ver abajo: 2) Plan privado).

El régimen público de reparto está gestionado por el Banco de Previsión Social (BPS), la institución central de seguridad social de Uruguay.

La gestión de los fondos de pensiones es responsabilidad de las llamadas Administradoras de Fondos de Ahorro Previsional (AFAP). Son personas jurídicas de derecho privado cuya actividad está bajo el control del Banco Central del Uruguay (BCU).

El pago de los beneficios es responsabilidad de una compañía de seguros elegida por el asegurado, bajo el control de la BCU. Para afiliarse a un organismo de gestión de fondos de pensiones, la persona asegurada debe estar previamente inscrita en el BPS.

1) Sistema público (pago con cargo a los ingresos corrientes)

El seguro de vejez del sistema público prevé:

2 tipos de jubilación: una pensión de vejez común y, para los asegurados que no tienen derecho a ella, una pensión de vejez para personas mayores;

una pensión de supervivencia y un subsidio para gastos de sepelio;

prestaciones no contributivas (subsidio para personas de 65 a 70 años y pensión de vejez).

a/ Pensiones personales

Pensión de vejez conjunta

Para tener derecho a la pensión común de vejez, debe hacerlo:

  • tener 60 años,
  • tener al menos 30 años de seguro.

La cuantía mensual de la pensión corresponde al 45% del sueldo básico jubilatorio (SBJ).

Es igual a la cantidad mensual media calculada durante los últimos 10 años aportados, dentro del límite de la cantidad mensual media de los mejores 20 años. El importe obtenido se incrementa en un 5% y constituye el salario base. No obstante, el importe mensual de los mejores 20 años podrá deducirse si resulta más ventajoso para el asegurado.

En algunos casos, se puede aplicar un sobredimensionamiento:

  • más allá de los 30 años requeridos y dentro del límite de 35 años, se aplica una prima adicional del 1% del salario base por cada año completo adicional;
  • por encima de los 35 años de cotización y hasta un máximo de 40 años, se aplica una prima adicional del 0,5% del sueldo base por cada año completo adicional;
  • los trabajadores de 60 años con 35 años de cotizaciones y que aplazan su fecha de jubilación reciben una prima adicional del 3% de su salario base por año aplazado, hasta un máximo del 30%;
  • los trabajadores que no tengan 35 años de seguro a la edad de 60 años y que pospongan su prestación de jubilación, de un coste adicional del 2% de su sueldo base por año pospuesto, hasta un máximo de 70 años, o por año adicional cotizado, hasta un máximo de 35 años de cotizaciones.

Para el cálculo del sueldo base, los salarios mensuales actualizados que se tienen en cuenta tienen un tope de 53.374 UYU (límite máximo e (límite máximo en vigor el 1 de enero de 2018).

Aumento del seguro de hijos: la pensión concedida a los asegurados va acompañada de un aumento de un año de seguro por hijo y por cada hijo menor adoptado o discapacitado, hasta un máximo de 5 hijos. Este aumento no puede ser objeto de una prima de carrera por exposición a un peligro inevitable que ponga en peligro la vida del asegurado o afecte a su integridad física o psíquica (ver “Importes”).

Pensión de vejez

La jubilación por edad avanzada se paga a los trabajadores por cuenta ajena que no tienen derecho a la pensión de vejez común.

Debe tener entre 65 y 70 años y haber cotizado un número mínimo de años:

  • 70 años de edad y 15 años de seguro;
  • 69 años de edad y 17 años de seguro*;
  • 68 años de edad y 19 años de seguro*;
  • 67 años de edad y 21 años de seguro*;
  • 66 años de edad y 23 años de seguro*;
  • 65 años de edad y 25 años de seguro*.

* A partir del 1 de febrero de 2009.

La cuantía mensual de la pensión corresponde al 50% del sueldo básico jubilatorio (SBJ). Esto es igual a la cantidad mensual promedio calculada durante los últimos 10 años de contribuciones. El salario base se incrementa en un 1% por cada año que exceda el número mínimo requerido de años, con un incremento máximo del 14%. A efectos del cálculo del sueldo base, los ingresos mensuales actualizados que se tienen en cuenta tienen un límite máximo de 1,5 millones de euros.

Aumento de la cobertura de seguro para niños

La pensión de vejez para las personas mayores concedida a los asegurados va acompañada de un aumento de un año de seguro por hijo y por cada hijo menor adoptado o discapacitado, hasta un máximo de 5 hijos. Este aumento no puede ser objeto de una prima de carrera por exposición a un peligro inevitable que ponga en peligro la vida del asegurado o afecte a su integridad física o psíquica (ver “Importes”).

Importes

La cuantía mensual mínima de las pensiones comunes de vejez es de 10.966,80 UYU al 1º de enero de 2018.

Están sujetos a revalorizaciones que no pueden ser inferiores a la variación del Índice Medio de Salarios (IMS) y que deben tener lugar al mismo tiempo que las de la función pública.

Por último, en el ejercicio de su actividad profesional, los trabajadores que, durante al menos diez años, hayan estado expuestos a un peligro inevitable que ponga en peligro su vida o cuya integridad física o psíquica se haya visto afectada, tienen derecho a una prima máxima de dos años en su carrera aseguradora. La ley también prevé otras situaciones profesionales que se traducen en un bono de carrera más bajo.

b/ Sobrevivientes

Pensión de supervivencia

La pensión de sobrevivencia (pensión por fallecimiento) se concede tras el fallecimiento de los cotizantes a la seguridad social jubilados. Los beneficiarios de la pensión de supervivencia están sujetos a la comprobación de la edad y los recursos económicos.

Condiciones de atribución

Los siguientes son elegibles para esta pensión:

  • los cónyuges supervivientes;
  • los cohabitantes supervivientes que hayan vivido en una relación conyugal con el asegurado fallecido durante al menos cinco años;
  • los hijos solteros hasta los 21 años de edad si no disponen de recursos personales suficientes o no tienen límite de edad si están incapacitados (totalmente incapacitados para el ejercicio de cualquier profesión);
  • ex cónyuges supervivientes que reciben apoyo y que no tienen recursos suficientes;
  • padres discapacitados (totalmente discapacitados para cualquier profesión) que no disponen de recursos suficientes.

Los recursos del cónyuge superviviente se calculan sobre los 12 meses anteriores al fallecimiento y no deben superar los 160.120,91 UYU para 2018.

La condición de insuficiencia de recursos se cumple automáticamente si el importe mensual de los ingresos de que dispone el beneficiario es inferior al importe mensual de las prestaciones no contributivas de asistencia por vejez e invalidez (es decir, 10.297,37 UYU al 1º de enero de 2018).

Duración del pago

La duración del pago depende de la edad del cónyuge superviviente:

  • a lo largo de toda su vida, sin ninguna comprobación de recursos económicos, si tiene al menos 40 años en la fecha de su fallecimiento o si cumple esa edad mientras ya percibe una pensión,
  •  durante un período de 5 años al cónyuge supérstite, si éste tiene entre 30 y 39 años de edad en la fecha del fallecimiento,
  • por un período de 2 años si es menor de 30 años en la fecha del fallecimiento.

Sin embargo, estos períodos no se aplican cuando el beneficiario:

  • está incapacitado (totalmente incapacitado para trabajar en cualquier ocupación);
  • tiene hijos solteros dependientes menores de 21 años de edad que no tienen recursos;
  • tiene a su cargo niños discapacitados (totalmente discapacitados para cualquier ocupación).

Se extingue si:

  • volver a contraer matrimonio con el viudo superviviente, la pareja superviviente o el ex cónyuge superviviente,

recuperación de la capacidad de ganancia de los beneficiarios discapacitados (hijos solteros o padres con discapacidad total para el ejercicio de cualquier profesión).

Importes

El importe mensual de la pensión de supervivencia corresponde a un sueldo básico de pensión al que se aplica un porcentaje variable.

La remuneración básica es igual a la cuantía mensual de la pensión común de vejez o de vejez que el difunto percibía o podría haber percibido.

En este último caso, la cuantía mensual se obtiene calculando la pensión a la que el asegurado fallecido podría haber tenido derecho en la fecha de su fallecimiento, sin ser inferior a la cantidad que se obtendría calculando la pensión de invalidez total.

Los porcentajes (tipos de pensión) aplicables a la remuneración básica varían entre el 50% y el 70%, dependiendo de la situación de los beneficiarios y de su número. En caso de que sean varios, el importe de la pensión de supervivencia se repartirá entre ellos aplicando la siguiente clave de reparto:

  • 70% para los cónyuges supervivientes, ex cónyuges supervivientes o parejas supervivientes, si tienen hijos a su cargo (menores de 21 años, sin recursos, o sin límite de edad si están incapacitados) y si están en presencia de otros beneficiarios. Si todos los supervivientes tienen hijos a su cargo, esta tasa se divide por igual. Si sólo algunos de ellos tienen hijos a su cargo, su tasa de pago de la pensión será un 14% superior a la de otros supervivientes que no tienen hijos a su cargo. El 30% restante se reparte a partes iguales entre los demás beneficiarios;
  • 60% a favor de los cónyuges supérstites, ex cónyuges supérstites o parejas supérstites, si no tienen hijos a su cargo y si están en presencia de otros beneficiarios. Esta tasa se divide equitativamente entre los sobrevivientes. El 40% restante se reparte a partes iguales entre los demás beneficiarios;
  • en los demás casos, el importe de la pensión se divide a partes iguales.

El importe de la ayuda concedida a los ex cónyuges supérstites o su parte si están en presencia de otros beneficiarios no podrá ser superior al importe de la ayuda de la que se beneficiaron los ex cónyuges por decisión judicial. El importe restante se reparte entre los demás beneficiarios en función de su participación.

Si hay varios beneficiarios y uno de ellos fallece o deja de tener derecho a la pensión, se pagará de nuevo la pensión de supervivencia.

A partir del 1 de enero de 2018, el importe mínimo de la pensión de supervivencia es de 10.966,80 UYU mensuales.

Subsidio por gastos de sepelio

Si el fallecimiento de un beneficiario de una pensión común de vejez o de una pensión de vejez por edad avanzada no está cubierto por los gastos funerarios privados, el beneficiario de la pensión de supervivencia o, en su defecto, cualquier persona que pueda demostrar que ha incurrido efectivamente en los gastos relacionados con el funeral, tendrá derecho a un subsidio para expensas funerarias (subsidio para expensas funerarias), concedido por el BPS.

A partir del 1 de enero de 2018, asciende a 24.789,18 UYU y puede ir acompañada de contribuciones fijas de:

12,275.94 UYU para costos adicionales (incluyendo el transporte del cuerpo si el difunto es enterrado en un cementerio público),

4,603.481 UYU por una estancia del cuerpo en una cámara funeraria.

El reclamo de beneficios debe hacerse dentro de los 180 días de la muerte del asegurado.

El subsidio por gastos de sepelio está sujeto a revalorizaciones que no pueden ser inferiores a la variación del Índice Medio de Salarios (IMS) y que deben tener lugar al mismo tiempo que las de la función pública.

c/ Prestación no contributiva

La pensión por vejez (pensión a la vejez) es una prestación asistencial no contributiva por vejez.

Para obtenerlo, el asegurado debe:

  • haber residido en Uruguay durante al menos 15 años,
  • tener al menos 70 años de edad,
  • no tener recursos suficientes para satisfacer sus necesidades básicas.

El cálculo de los recursos implica límites máximos y tiene en cuenta los de los padres sujetos a obligaciones alimentarias, independientemente de que la persona interesada dependa o no de ellos. A falta de ingresos totales, la pensión mensual se fija en 10.297,37 UYU (importe en vigor el 1 de enero de 2018).

Si el interesado tiene unos ingresos inferiores a este importe, la pensión abonada es igual a la diferencia entre estos ingresos y el importe.

El fallecimiento del titular de esta prestación no da derecho a un subsidio para expensas funerarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *